Hacía ya un par de meses que no escribía nada en el blog, y creo que ya era hora de retomar la actividad. A veces, la inspiración te abandona, y tienes que buscarla de nuevo. Bueno, dicho esto, hoy quiero hablarte de los tres pilares de un encargado de obra. Nuestro trabajo, es muy complejo y tiene muchas vertientes, pero hoy quiero analizar, las tres labores, que a mi entender, son las más importantes.

A diario nuestro trabajo nos exige una buena dosis de concentración,  sentarte y analizar los todos los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor. Es muy importante, que a diario, llevemos un control de nuestra obra, y de eso te voy a hablar.

SUBCONTRATISTAS

Como ya sabes, los subcontratistas, son la pieza fundamental de toda obra, y de ellos depende en gran medida  la evolución de la misma.  Estos suelen contratar la ejecución de los trabajos, de dos maneras diferentes, la primera por unidades de obra o destajo, y la segunda por administración.  Yo me centraré en esta última, que es la que nosotros como encargados tenemos que estar más atentos.  Estas subcontratas, suelen proporcionar mano de obra, por horas, para desarrollar todo tipo de labores, desde limpieza a pequeños arreglos de albañilería. La forma habitual de proceder, es mediante la firma de los partes de conformidad, que se formalizan al finalizar la jornada laboral, y donde aparecen tanto los nombres de los operarios, las horas que han realizado y la tarea que han desarrollado.  ¿ Porque es importante este punto?, pues muy sencillo, toda obra, puede de dejar de ganar dinero, por la cantidad de horas por administración que se firmen. Una obra con muchas horas firmadas, es una obra, mal planificada, y puede ser nuestra espada de Damocles.

REUNION DE OBRA
INSTRUCCIONES

En la foto aparece mi compañero, Encargado de obra,dando las órdenes pertinentes a los operarios, que van por administración, a primera hora de la mañana.

Es por ello, que es muy importante, ponerse las gafas, concentrarse, y saber muy bien lo que se firma. Nuestra firma en esto partes, es necesario y fundamental, ya que somos los notarios de la obra, y con ella, verificamos que todos los trabajos se han realizado, en base a nuestras órdenes. Siempre, y digo siempre, para no tener posteriores problemas con tu jefe de obra, en estos partes, deben ir claramente especificadas todas las tareas realizadas y quien las ha ejecutado. Por tanto, en este primer pilar de un encargado debemos dejar todo muy claro, y sobre todo, tu jefe de obra, debe ser conocedor en todo momento, de la cantidad de personal por administración del que dispones.

MAQUINARIA

El segundo pilar, es la maquinaria que entra en una obra. Normalmente, la maquinaria pesada, suele estar inmersa, toda ella en una sola subcontrata, lo cual facilita nuestro trabajo. El proceder, en caso  de que sus trabajos fueran por horas, sería idéntico, al que te he comentado con anterioridad. Firmaremos los partes al finalizar la jornada, siempre verificando que las horas fueran las correctas y no hubiera errores. Porque hago tanto hincapié en este detalle, pues muy sencillo, porque en ocasiones, estos partes de trabajo, los realizan a diario los propios maquinistas, cansados al finalizar su jornada laboral, y al igual que nosotros, en ocasiones se equivocan, y no se escriben las horas correctas, lo cual sería un problema  en un futuro próximo.

Foto de Quang Nguyen Vinh en Pexels

Dentro de este segundo eje, quiero hacer mención a un apartado, para mi bastante importante, y es el de la pequeña maquinaria de alquiler. Suele estar formada por herramientas de mano, como martillos, taladros y radiales, que se alquilan por un precio al mes, y que por regla general, permanecen durante toda la obra.  

En mi opinión, no soy partidario, de alquilar este tipo de herramienta, ya que su amortización se lleva a cabo en pocos meses, y creo que comprarlas sale más ventajoso, pero cada jefe de obra, tiene su opinión al respecto. Lo que si hay que tener claro en este apartado, es el control de la misma. Somos muchos, los que las utilizamos, y no todos somos lo suficientemente responsables para cuidarlas como es debido. En muchas ocasiones, he tenido que ir recogiendo herramienta abandonadas por las viviendas. Si tienes pocas herramientas de este tipo, no hay problema, porque el control es fácil. Pero yo he tenido obras donde el número de radiales era superior a la decena, al igual que martillos neumáticos, taladros, etc, y eso es mucho dinero, como para dejarlo abandonado a la mano de Dios, porque luego vienen los madremías.

PROVEEDORES

Nuestro tercer pilar, los proveedores, pieza clave, ya que de ellos dependemos para que la obra lleve el ritmo correcto y deseado. Para no fallar en este puntal, es importante controlar tres puntos, que gracias a ellos, nos darán más beneficios que problemas. El primero , es verificar la entrada de obra de cualquier material, tanto su estado, como chequear que el envío lleva la cantidad mostrada en el albarán. El segundo acopiarlo en lugar accesible, y con un control de localización, para facilitar su reparto en caso de ser necesario. No sería la primera obra, en la cual , no se encuentra un material, porque el caos prima en nuestro acopio. Por último, tener un inventario de las existencias que tenemos en obra. De este modo, difícilmente, nos veremos sorprendidos por falta de material. 

Hoy en dia, con los medios de los que disponemos, no es difícil llevar un control de los materiales. Un consejo que te doy, es escanear los albaranes de entrada, en tu móvil, para saber que material te ha llegado y poder disponer de la información en minutos, en caso de necesidad, o que tu jefe de obra, te lo solicitara.

Estos tres engranajes que hoy he tenido la oportunidad de mostrarte, no son los únicos, pero si son pieza fundamental de toda obra, y que si se saben llevar con responsabilidad, rigor y seriedad, te dan un importante tanto por ciento de éxito en tu trabajo.

Click to rate this post!
[Total: 2 Average: 4.5]
A %d blogueros les gusta esto: